26 mayo 2012

Lee el diario de Robbie Williams en México




Lee acerca del reciente viaje UNICEF de Robbie hacia México en su diario de tres días, más abajo.
Descubre por qué Robbie particularmente quería visitar México en su viaje UNICEF y lee su experiencia de primera mano sobre qué paso cuando visitó los campamentos y conoció a los niños y padres que allí viven.
Entérate de cómo el espera traer una pasión por el fútbol como la de la Copa del mundo inglesa de 1966 a Old Trafford este domingo, cómo ansía vencer al equipo del Resto del Mundo y, con tu ayuda, juntar mucho dinero para Soccer Aid 2012.




Día uno.
He tocado en México en el pasado y siempre ha sido un lugar que he querido conocer más y volver con UNICEF.
Siendo un embajador de UNICEF, he sido privilegiado en conocer a algunos de los niños ayudados por Soccer Aid, niños huérfanos a causa del SIDA en Sudáfrica, niños afectados por el terrible terremoto en Haití en el 2010 y ahora algunos de los niños más vulnerables de Ciudad de México.
Me sentí un poco aprensivo una vez que aterrizamos. La llegada a estos lugares siempre ha sido un poco tensa, quieres hacer un buen trabajo, pero siempre es muy difícil ver lo mal que los niños lo han pasado. Johnny está conmigo y será bueno compartir esto con el ya que ha puesto mucho esfuerzo en Soccer Aid.
Día dos.
Primero conocí a una mamá llamada Aidee quien ha vuelto a mostrarnos dónde ella y sus niños estaban viviendo en las calles del centro de la ciudad. Dos de sus hijos, Hanna (10 años) y Josue (5 años), están aquí también. Es duro para ellos y yo trato y los hago reír un poco con la ayuda de nuestro traductor. Desearía hablar español, todos los años planeo aprender, pero no ha pasado aún!
Ellos me conducen a una calle muy concurrida con muchas tiendas improvisadas y con muebles viejos por todos lados. Ahí hay un niño muy pequeño como lléndose hacia la calle y yo quiero correr para alejarlo de los autos. Hanna nos muestra la choza en la que solía vivir. Todo el lugar apesta a pegamento.
Hay drogadictos vagando por el lugar fuera de sí mismo, verlos cerca de los niños es pésimo; absolutamente este no es un lugar para un niño. No hay baños, ni agua limpia.
Uno de los niños se llama Ricardo, tiene casi dos años. Su mamá, Agustina, viene y en sus brazos hay un bebé muy pequeño, de tan solo un mes. No puedo creer que un recién nacido esté viviendo en este lugar. Johnny y yo nos sentimos desesperados por irnos. Siempre sientes que quieres hacer más, que quieres hacer algo correcto aquí y ahora. Es imposible evitar abrumarse y siento que me afecta mucho más este año con el chiquitito en la panzita de Ayda.
Día tres.
Pasamos el día en grandes campamentos en Itzapalapa, conociendo muchos niños que viven en extrema pobreza. Una de las niñas, Kimberley, tiene tan solo un año y medio. Ella y sus cinco hermanos y hermanas viven en chozas al costado de la calle. Hay mucha basura en todos lados, el olor es terrible. Los niños están expuestos a ser mordidos por ratas y a contagiarse de enfermedades. Esto nos pone los pelos de punta, estamos realmente preocupados por su seguridad. Los niños son tan pequeños y jóvenes y uno solo quiere protegerlos.
Dejamos esta parte de la ciudad y nos fuimos hacia el sur. Paramos en grandes cruces y ahí conocí a Angel (5 años) y a Lluvia (3 años, que están jugando en la tierra. Sus padres vienen aquí todos los días para lavar parabrisas, para así tratar de juntar el dinero suficiente para alimentar a los niños. Pero no están seguros aquí. Alguna gente ha tratado de comprar o secuestrar a los niños algunas veces. Es absolutamente shockeante.
Angel y yo jugamos un rato a la pelota. Los niños no tienen idea quién soy, pero usualmente si traes una pelota e inventas algún juego, ellos están felices de jugar y reir. Yo amo eso, cualquier miedo que tienes al llegar siempre se disipa una vez que estás cerca de los niños. No puedo esperar a jugar con mis hijos!
Pienso acerca de cómo cuando sea papa mi hijo estará seguro y protegido y Soccer Aid parece mucho más importante que nunca. Hay niños como Angel y Lluvia viviendo en todo el mundo y necesitan nuestra ayuda.


Nos vamos hacia un refugio, donde Hanna y Josue y sus hermanos están viviendo ahora. Tiene las cosas básicas pero es un mundo completamente distinto de ese terrible lugar en el que los conocimos ayer.
Aquí, puedes ver que están a salvo, lejos de secuestradores y violencia. Tienen agua, baños y comida. El director del refugio me dice como UNICEF está trabajando con el gobierno para asegurar que niños como Hanna sean protegidos en refugios como este, para que ellos tengan vidas saludables y seguras.
Todo esto realmente me ha recalcado cuán peligroso este mundo puede ser para un niño. Solo tengo que recordar que estamos haciendo nuestra parte y que es un honor conocer a estos niños.
Johnny y yo nos vamos listos para jugar fútbol seriamente en Soccer Aid. Queremos destrozar al Resto del Mundo, y Johnny, Mark y yo y el resto de los muchachos definitivamente llevaremos pasión estilo copa del 66’ a la cancha.
  


Fuente : http://www.robbiewilliams.com

Traducción y adaptación : Vero ( RW CHILE)