17 marzo 2012

Robbie Williams en fiesta privada de Phillip Green en México




Magnate inglés elige Quintana Roo por su belleza y seguridad, para su fiesta junto a famosos.

Pese a las insistentes campañas de desprestigio -apuntaladas con innumerables warnings- que han emprendido algunos países como Estados Unidos y Canadá contra los principales centros vacacionales de Quintana Roo, Cancún y Riviera Maya principalmente, el Caribe Mexicano ha demostrado que sigue siendo un destino seguro y atractivo para el turismo de gran nivel, como quedó de manifiesto el pasado jueves 15 cuando se congregó aquí toda una constelación de estrellas de talla internacional, en la fiesta de cumpleaños del multimillonario empresario británico, Philip Green.
Luminarias como el cantante Robbie Williams, el fenómeno juvenil Lady Gaga, Rihana, Stevie Wonder, Enrique Iglesias, Leonardo DiCaprio, la supermodelo británica Kate Moss, Simon Cowell, el polifacético músico Bruno Mars, Chris Brown, el guitarrista multiganador del Grammy Carlos Santana, entre otros, coincidieron como invitados especiales del magnate de la televisión inglesa, quien escogió este apacible y encantador destino para celebrar en grande su onomástico número 60 al echar la casa por la ventana.
En la fiesta temática denominada “Explosión Maya” efectuada en un lujoso resort de la Riviera Maya, que cuenta con villas y piscinas privadas, los invitados llegaron vestidos a la usanza española y brindaron de los mejores vinos hasta el día siguiente que se prolongó el guateque al estilo hollywoodense y que tuvo un costo aproximado de 25 millones de libras esterlinas, que incluyó viáticos y hospedaje de los convidados.
Trascendió que la constelación de estrellas, amigos íntimos y familiares, fueron concentrados en la emblemática ciudad de Londres, y de ahí se desplazaron vía aérea hasta Cancún, haciendo escala en Miami.
Los privilegiados, que se cuenta en 150, llegaron y se movieron bajo la más alta secrecía, viajaron en el jet privado de Michael Philip, un Gulfstream G550 valuado en 20 millones de dólares, y se desplazaron a un hotel de la Riviera Maya, donde la fiesta duró todo un día, corrió el champagne, se degustaron costosos y exóticos platillos y para culminar se partió un gran pastel.
Philip aprovechó también el momento para celebrar el cumpleaños 21 de su hija Chloe, que fue complacida con las sendas interpretaciones de Rihana y Bruno Mars, quienes cantaron especialmente para ella.
Por su parte el sector turístico local quedó complacido con este singular evento, pues dejó una cuantiosa derrama económica, y se manifestaron congratulados porque el turismo siga eligiendo las paradisiacas playas de la Riviera Maya y Cancún para vivir sus experiencias vacacionales, pues el servicio, la calidad y calidez, son su mejor distintivo.
El empresario, dueño de televisoras en Inglaterra como iTV que congrega entre sus filas a la BBC News, nació un 15 de marzo de 1952 y es conocido por organizar fiestas muy ostentosas, temáticas y excéntricas, sobre todo en sus aniversarios, como la que hizo cuando apagó 50 velitas: voló con 200 personas en un Chárter Airbus A300 a un hotel en Chipre para una fiesta de toga de tres días donde se disfrazó del emperador Nerón y cantó Tom Jones y Rod Stewart , acompañados por un conjunto musical que cobró 750 mil euros por 45 minutos. En esa misma fiesta su esposa Tina Green le regaló un “Monopoly” de oro macizo con piezas del mismo material, donde las figuras emulaban sus propiedades en todo el mundo.
Para su cumpleaños 55 voló con 100 personas 8 mil 500 millas en dos jets privados desde el aeropuerto de Londres Stansted, a la exclusiva localidad de las Maldivas Four Seasons: Landaagiraavaru, un eco-spa en una isla privada del Océano Índico.
Para el bautizo de su hijo en 2005, pagó 4 millones de euros por un evento de tres días con más de 200 amigos y familiares en la Riviera francesa, también contrató a Andrea Bocelli y Destiny 's Child. 
Philip tiene título de caballero, es descendiente de familia judía y su fortuna está valuada en 4.2 mil millones de dólares, ocupa la posición 225 en la lista de la prestigiosa revista Forbes y es el número cuatro en el Reino Unido.
Su héroe de negocios es el difunto Sir Charles Clore, que construyó el imperio de Sears Plc minorista del Reino Unido a partir de casi nada en los años 1950 y 1960. 
De lunes a viernes vive en un hotel de su propiedad en Londres, y los fines de semana se retira con su familia a su casa de campo en Sudáfrica o a su mansión en Mónaco.
Entre sus amigos se cuentan Tom Hunter, Mohamed Al-Fayed, Bill Kenwrigth, Simon Cowell, Gwyneth Paltrow, Michael Winner y el indio magnate Vijay Mallya.