06 noviembre 2009

Robbie Williams genera grandes expectativas en el pop con su próximo disco

Reality Killed The Video Star es un festín de música dance, de tines electro y discoteque. Los medios en Inglaterra han apuntado sobre su caracter "fívolo" de los '80, pero como un acto premeditado de estilismo puro, casi como el Confessions on a dance floor de Madonna en 2005, que puso la mirada en los '70



LONDRES.- Las expectativas ante el nuevo disco de Robbie Williams están por las nubes. Hacía tiempo que no se vivía tanta histeria y tensión por el lanzamiento de un álbum.


Reality Killed The Video Star apuesta por la música frívola de los florecientes años '80, que vuelven a estar de moda, y por las piezas musicales. Sin embargo pareciera ser que al artista de 35 años, que comienza a peinar canas, se le hubiera esfumado la energía.


El octavo álbum de estudio empieza con sonidos de pájaros y otros de armónica similares al blues. También el ritmo de todas las canciones invita a bailar tomados de los brazos y a mover las caderas.

Balada para Jacko

Williams y sus fans se han hecho mayores. En la primera canción, "Morning Sun", el excéntrico cantante se pregunta: "¿Quién soy para calificar el sol matinal?" La resonancia de su voz le confiere algo celestial, como también los cantos gregorianos en el single "Bodies", que se convirtió en un hit. El himno pop se lo dedicó a Michael Jackson, fallecido en junio pasado.

"Pensé que se trataba de Michael Jackson, pero nuevamente se trata de mí", ironizó Williams en la presentación de su nueva obra en Londres. Y confesó que su ingreso en una clínica de rehabilitación por una fuerte adicción a medicamentos lo salvó de la muerte.

Fans de México, Alemania, Austria y Suiza fueron hoy los primeros en el mundo en poder comprar el álbum. "Robbie" es un gran entretenedor, pero un cantante regular. Su éxito musical se erige y cae con el respectivo productor. Gracias a Guy Chambers, su carrera como solista tras alejarse del grupo Take That, con el álbum debut Life Thru A Lens en 1997 lo llevó a la cumbre del pop. Después de que en 2002 apareció "Escapology", y que Williams y Chambers concluyeran su colaboración, se fue a pique.


Las lecciones de Pet Shop Boys e Erasure

Esta vez su productor es su compatriota inglés Trevor Horn. El compositor y cantante, varias veces premiado, hace acompañar la clásica orquesta por una banda moderna y un set acústico, y festejó así éxitos con los Pet Shop Boys, Seal y Yes.

También el hit de su banda The Buggles, "Video Killed The Radio Star", que ya lleva 30 años, es una melodía siempre vigente. Cuánto le debe Williams es algo que se ve reflejado en el título del álbum, Reality Killed The Video Star. En él reconoce qué cualidades ópticas en vez de acústicas distinguen actualmente a una estrella en el negocio musical.

Los éxitos de Horn tiñen la música de Robbie. Las canciones suenan mucho a las estrellas de los años 80. "Starstruck" también podría haber sido de George Michael, quien rechazó hacer el dúo que anhelaba Williams.

"Last Days Of Disco" tiene el estilo de Erasure, y se reconoce algo de los Pet Shop Boys en "Difficult For The Weirdos". En cambio, la canción "You Know Me" remite al paso del artista por el mundo del swing. Con "Deceptacon" y "Won’t Do That" el sintetizador podría volver a ser un éxito, ya que la música de Williams define tendencias.

Tras una pausa de tres años, Robert Peter Williams está nuevamente en la cima del pop, si se mide por la expectativa del público. El éxito de lo que el sello discográfico promociona como su "comeback", decide sobre el futuro de su carrera, dijo la estrella del pop británico en su presentación.


Fuente : http://www.emol.com/noticias/magazine/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=383633