20 octubre 2009

Robbie Williams vuelve con más fuerza que nunca

Robbie Williams volvió a subirse hoy a un escenario tres años después de su última gira para presentar los temas de su nuevo disco, "Reality killed the video star", que verá la luz el 9 de noviembre y con el que pretende volver a saborear las mieles del éxito tras la decepción de "Rudebox" en 2006.

Ante un público totalmente entregado, y mayoritariamente femenino, el "enfant terrible" del pop británico no defraudó: su desparpajo, frescura e irreverencia hicieron las delicias de las fans, congregadas desde primeras horas de la tarde en los aledaños del auditorio. "Bodies", el primer sencillo extraído de "Reality Killed the video star" fue el encargado de abrir fuego, un tema que ha entrado directamente al número dos de la lista de sencillos del Reino Unido y que le ha devuelto el favor de la crítica especializada.

Tras él le llegó el turno a otro nuevo tema, "Morning Sun", que recuerda al Robbie de "Life thru a lens" (1997) y a todo un clásico, "Come Undone" (2003), ampliamente ovacionado por los miles de seguidores congregados en la Roundhouse londinense. Ataviado con unos vaqueros oscuros, camisa gris y zapatos, una vestimenta formal nada habitual en él, Robbie Williams no quiso dejar pasar la oportunidad de sellar definitivamente la paz con sus antiguos compañeros de Take That.

Así, recordó que hace catorce meses, los cuatro integrantes actuales de la "boy band" -Gary Barlow, Jason Orange, Howard Donald y Mark Owen- se reunieron con él en su mansión de Los Ángeles (EEUU) para recuperar la amistad perdida a mediados de los 90. "Reconocimos lo que cada uno habíamos hecho mal y nos pedimos perdón", exclamó Robbie ante la exaltación de las fans, antes de mandarle todo su apoyo a Barlow, cuyo padre falleció hace unos días.

Esta actitud conciliadora da fuerza a los rumores que en los últimos meses apuntan que el de Stoke-on-Trent (centro de Inglaterra) podría volver a actuar con la formación en un futuro. Volviendo al plano musical, un Robbie mucho más centrado, pero igual de gamberro que siempre, mostró su lado más romántico con la balada "Won't do that", que dedicó a su actual pareja, Ayda Field.

No faltaron tampoco clásicos como "No regrets" (1998), "Millenium" (1998), "Feel" (2002), "Supreme" (2000) o "Angels" (1997), el tema que le dio credibilidad como solista a nivel internacional. Por último, Williams cerró el espectáculo, que se retransmitirá en 200 salas de cine repartidas en 23 países, incluido España, con una versión de la mítica "Video killed the radio star" (1979), de los británicos The Buggles, que el solista ha utilizado como base para el título de su nuevo disco. De este modo, la actuación de Robbie se encargó de inaugurar los BBC Electric Proms, un ciclo de conciertos que cada otoño organiza la cadena pública de televisión del Reino Unido.

Fuente : http://www.abc.es/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario